Las ánimas renacen entre sueños
antes de que el viento atrape su sombra;
la puso en estas luces cristalinas,
traída con el primer rubor de sus labios.

Despertó la circunferencia lógica,
con ojos ruborizados y métricos;
hoy veo este frágil dilema,
pálido en púrpura otra vez.