Aquel niño tenía un don especial, leía libros misteriosos y de vez en cuando se quedaba en silencio.

Se alimentó de mis miedos y aún me ayuda a descubrir quien soy cuando me miro al espejo.